Un penal cobrado por Ángel Mena al minuto 110, prácticamente cuando el partido había terminado, le dio al León una agónica victoria 3-2 en el cierre de la Jornada 6,  que resultó además un gran encuentro.

Se sabía que estos dos equipos podían generar un espectáculo respetable y afortunadamente para ambos así fue. León tenía la necesidad de levantar la cabeza y ante el América era importante hacerlo, sobre todo por jugar en casa.

Las Águilas por su parte tenían el compromiso de demostrar que los buenos juegos ante rivales europeos no habían sido únicamente destellos, sino que realmente hay condiciones para pelear con todo la liga, aunque al final la derrota fue dolorosa y el puesto de Fernando Ortiz vuelve a estar en entredicho.

El marcador lo abrió Víctor Dávila, con un fogonazo que venció a Guillermo Ochoa, quien en los minutos previos había sacado todo y había hecho atajadas hasta con la cara, para que instantes después viniera Henry Martín con el primero de sus tantos de la noche y del torneo.

Comenzaba el ir y y venir. Llegaba entonces el gol de Osvaldo Rodríguez que le daba la ventaja a los esmeraldas y otra vez Henry Martín. La adrenalina estaba al máximo, caía el tercero de León, pero era anulado tras una controvertida revisión del VAR.

Debido al tiempo perdido se recuperaron 10 minutos, ambos equipos se acercaron y vino entonces el penal, que tiraba todas las esperanzas del América, que se vio de nueva cuenta de frente con la frustración.