Senegal reaccionó tras la derrota frente a Holanda, venció 3-1 a Catar y se metió a la pelea por un boleto a la siguiente ronda, a los anfitriones de la Copa del Mundo les terminó pesando el escenario y dirán adiós en la fase de grupos, son último lugar del sector A y cerrarán su participación ante la ‘Oranje’.

La ilusión catarí por el Mundial duró poco para los organizadores que olvidaron el estilo de juego que plasmaron en la Copa Oro y en la Copa América, los nervios causaron un efecto negativo, la esperanza de conseguir su primera victoria en la justa mundialista se diluyó y deberán esperar.

‘Los Leones de Teranga’ estaban obligados a ganar para revivir en el grupo, controlaron a los locales, pero al frente les faltaba el último pase y sin duda, Sadio Mané.

El encuentro dio un vuelco definitivo en dos jugadas, los anfitriones reclamaron un penal sobre Akram Afif a los 34 minutos que no validó el árbitro y al 42 recibieron el 1-0 en contra tras un error defensivo.

Boualem Khoukhi intentó despejar un balón dentro del área, pero lo dejó con moño a Boulaye Dia quien no dejó escapar la oportunidad de adelantar a su equipo, el delantero disparó y el conjunto senegalés que se fue al descanso con el marcador a su favor con justicia tras dominar la primera mitad.

El campeón de África aumentó la ventaja en el inicio del segundo acto en una pelota parada tras un tiro de esquina, Famara Diédhiou superó a su marca y remató de cabeza en el primer poste, se esperaba que Catar se hundiera, pero respondió y recortó distancias con su primer tanto en la Copa del Mundo al 77.

Senegal despertó y evitó la reacción catarí poniéndole punto final al partido a los 84 minutos con un tanto de Bamba Dieng, el conjunto africano disputará el boleto a octavos de final ante Ecuador, en un duelo en que el ambos tendrán su futuro en la Copa del Mundo en sus manos.