El delantero polaco Robert Lewandowski, el gran fichaje del Barcelona, vivió este  su primer gran día en el  Camp Nou, donde se dieron cita más de 55 mil espectadores, una presentación de las más multitudinarias en la historia de la entidad azulgrana.

La asistencia al estadio estuvo a la altura de las grandes presentaciones en los últimos años. Se acercaron unos pocos menos que cuando Diego Armando Maradona vistió aquella camiseta Meyba en 1982, aunque entonces la presentación fue conjunta de todo el equipo.

Para ver los primeros toques de Lewandowski con el nueve, se citaron más espectadores que cuando se estrenó Neymar jr en 2013 (56 mil) o cuando Zlatan Ibrahimovic vistió por primera vez la camiseta del Barça en 2009 (50 mil).


Fueron más que cuando Ronaldinho congregó en 2003 a 20.000 personas o cuando el deseado Thierry Henry, en el verano de 2007, reunió a 35.000 culers en el Camp Nou.

"Estoy muy orgulloso de ser futbolista del Barça. Ha sido difícil, pero al final estoy aquí. Mi felicidad es grande, estoy seguro que marcaré muchos goles en este estadio y ganaremos muchos títulos", dijo en el estadio.

Lewandowski no siente la edad que tiene (33 años) y considera que Barcelona era "el siguiente paso perfecto" en su carrera. "Estoy muy satisfecho", insistió.