El Real Madrid se dio un festín este sábado en Pasadena, California y triunfó por 2-0 contra la Juventus, con goles del francés Karim Benzema y Marco Asensio, en el último amistoso de su pretemporada en tierras estadounidenses que sirvió como inyección de confianza de cara a la Supercopa UEFA del 10 de agosto contra el Eintracht Frankfurt.

Tras la derrota 0-1 contra el Barcelona en el Clásico de Las Vegas y el empate 2-2 contra el América, el Madrid cerró su gira americana con una actuación sólida y un triunfo autoritario, impulsado en la primera mitad por un penalti anotado por Benzema y rubricado en la segunda con una magistral jugada coral culminada por Asensio.

El Madrid deleitó a los 93.702 espectadores del icónico Rose Bowl, todo un récord para el estadio de Pasadena, al que acudieron miles de aficionados madridistas. Lo hizo con una brillante actuación de equipo, con un Vinicius Junior eléctrico por las bandas y con una defensa que apenas concedió oportunidades al Juventus.

Ancelotti dejó claro que este amistoso serviría para que los protagonistas de la final de la Liga de Campeones de París calentaran motores de cara a la Supercopa y de hecho el once titular en Pasadena fue el mismo del 1-0 al Liverpool que valió la decimocuarta Copa de Europa madridista.