Por segunda ocasión en el año, Kylian Mbappé se negó a participar en una sesión de fotos de la Selección Francesa para mostrar su molestia con el uso de su imagen por parte de ciertos patrocinadores.

Inconforme con la elección de las marcas (rechazando las de comida rápida y de apuestas), el atacante del Paris Saint-Germain lleva tiempo pidiendo cambiar el acuerdo con las campañas publicitarias .

"Mis representantes y yo lamentamos mucho que no se haya podido llegar a ningún pacto", señaló el jugador en un comunicado.

Al igual que el resto de seleccionados, Kylian Mbappé firmó un contrato que le otorga 25,000 euros por partido a cambio del uso de su imagen.

Por su parte, la federación ha declarado que hasta el Mundial de Catar no habrá cambios.

El delantero asegura que su problema no es una cuestión de dinero, ya que lo que gana en los patrocinios con la selección lo dona a asociaciones caritativas, sino que no quiere estar vinculado a lo que representan ciertas marcas.