El dominicano David Ortiz, tres veces campeón de Grandes Ligas con los Boston Red Sox, coronó este domingo su extraordinaria carrera con la entrada en el Salón de la Fama del beisbol de Cooperstown, en un multitudinario evento que le entregó la gloria eterna en su deporte.

David Ortiz, de 46 años, jugó 20 temporadas en Grandes Ligas, con los Minnesota Twins y los Boston Red Sox, para entrar este año, en su primera oportunidad, en el Salón de la Fama, el más alto reconocimiento para un jugador de beisbol.

El dominicano, el cuarto de su país en alcanzar la gloria eterna, es uno de los peloteros que más influencia han tenido en la historia del beisbol estadounidense, no solo por su extraordinario rendimiento en el terreno, sino también por su innato liderazgo, su carisma y su trabajo al servicio de la comunidad.

Su discurso fue particularmente sentido y tocó todos los momentos de su vida, desde sus comienzos en República Dominicana hasta la gloria alcanzada con los Red Sox.

Se acordó de sus padres, sus parientes y amigos, los entrenadores y directivos que le ayudaron a convertirse en una leyenda del beisbol y dio las gracias a la "comitiva" dominicana, encabezada por el ministro de Deportes, Francisco Camacho, que fue enviada a Cooperstown por el presidente Luis Abinader.