Los San Francisco 49ers no solo estaban lidiando con la altitud en su primera práctica de la Semana 11 en Colorado Springs.

El jueves, el equipo estaba con temperaturas frías y ráfagas de nieve cuando comenzaron a entrenar para los 7,300 (2.240 metros)pies de altura que enfrentarán el lunes por la noche en la Ciudad de México contra los Arizona Cardinals.

El entrenador en jefe Kyle Shanahan tiene a su equipo practicando en la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que se encuentra aproximadamente a 6,700 pies sobre el nivel del mar y es uno de los pocos lugares a nivel nacional que imitará las condiciones, al menos en términos de elevación, del Estadio Azteca.

"Lo principal es acostumbrarse a la altitud", dijo Shanahan. "Recuerdo volver de la universidad y lo difícil que sería para mí hacer los entrenamientos y esas cosas, y estar aquí y el lunes yendo a un lugar que está 2,000 pies más alto, feliz de estar aquí".

Varios jugadores se hicieron eco del sentimiento dado que muchos de ellos no tienen mucha experiencia con la altura como la de la Ciudad de México.

"Hablé con muchachos que jugaron en México antes que dijeron que es muy diferente a jugar en Denver, así que sé que va a ser algo", dijo el ala cerrada George Kittle. "Me alegro de que nos estemos adaptando aquí".

"Lo sientes más cuando comienzas a encadenar jugadas en una serie y estás corriendo de un lado a otro y tu ritmo cardíaco no baja tan rápido", dijo el apoyador Fred Warner. "Es bueno que estemos aquí haciéndolo ahora, así que cuando lleguemos al lunes, no será solo un completo shock para nosotros".

"Cuando regresas corriendo de las jugadas, estás tratando de descubrir por qué lo sientes en el pecho, tus pulmones se cansan", dijo el receptor abierto Brandon Aiyuk sobre cuándo sintió más la elevación.