El Napoli vive, quizá, la mejor época de su historia. Tiene en la bolsa el título de la Serie A; solo una catástrofe podría impedir su campeonato y en la Champions League se ha clasificado a cuartos de final por primera vez.

Para entender el buen paso del equipo es necesario revisar las estadísticas de sus jugadores. Hombres que constantemente dan la cara por el equipo con su buen futbol. Uno de ellos es el mexicano Hirving ‘Chucky’ Lozano, quien ha mostrado una mejoría desde que se convirtió en el flamante refuerzo del equipo celeste.

El exjugador de Pachuca promedia más minutos sobre la cancha en lo que va de esta temporada (54.4 minutos por juego), a lo que consiguió en la anterior (52.32).

Aunque en este torneo su labor no ha sido tan goleadora, sí se ha convertido en un jugador que busca más el futbol asociación con sus compañeros. Lozano promedia 2.98 intercepciones de pelota al equipo rival por juego y recupera 1.06 balones por cada 90 minutos en la cancha rival, un rubro que dejó en 0.62 en el ciclo anterior.

Los pases clave también reflejan su labor como creador de peligro en los arcos rivales. Lozano promeda 23 pases acertados por juego y 0.93 pases clave precisos contra los 0.48 de la temporada 2021-2022.

En cuanto a los pases largos cruzados, el mexicano ha triplicado su efectividad en esta temporada hasta alcanzar 1.52 pases efectivos por cada 90 minutos de juego.

Así, en cuanto a números, aunque el indicador ofensivo ha disminuido casi 30 puntos, ha aumentado su importancia en cuanto a defensiva, pases y duelos sobre el terreno de juego.

Lozano más allá de ser el referente del Napoli ha tomado el papel de constructor de juego, una pieza no menos importante que hace que la maquinaria napolitana se mantenga aceitada.