De pronto, todos las miradas y los lentes de las cámaras se posaron sobre la figura de Cristiano Ronaldo. Allí estaba el ‘Bicho’, resoplando frente al arco de Ghana y evitando la mirada del arquero Lawrence Ati-Zigi al tiempo que bajaba las palpitaciones para ejecutar de manea magistral el penalti que lo separaba de la hazaña

Y así lo hizo. Cristiano envió la pelota a las redes para inscribir su nombre en letras de oro en la historia del futbol mundial. Ese gol, el número 8 en Mundiales, lo consagró como el más grande de la historia de este torneo, pues nunca antes un futbolista había marcado en cinco ediciones diferentes. Cristiano lo hizo.

La celebración tenía que ser fiel a su estilo. Ese que incluso fue imitado por el ghanés Osman Bukari, a manera de provocación, en los últimos suspiros del partido.

Mientras volaba por los aires, la gente le acompañó con el grito que lleva la firma del goleador portugués.Y allí, como fiel testigo, apareció el rostro de Lionel Messi, el eterno rival del desgastado e innecesario debate que los enfrenta por saber quién es mejor del mundo.

Algún aficionado, probablemente argentino, cargó con la manta estampada con la cara de 'La Pulga' y la desdobló en una de las gradas que dan hacia el campo. Cristiano decidió festejar allí, con el fondo de Leo, otorgando una imagen que es un deleite fotográfico.

El efecto visual nos regala a un Leo Messi sonriendo, como si se rindiera ante el récord de Cristiano Ronaldo. Una estampa que de inmediato se viralizó. Las lentes de las cámaras y el ángulo en las que fueron colocadas, nos han regalado la foto del Mundial Catar 2022 que perfectamente podría llevar de acompañamiento el texto: "Quédate con quien te mire como Messi a CR7".