La Selección Mexicana tiene un pie fuera del Mundial y está a 90 minutos a quedar eliminado en la fase de grupos, algo que no ocurría desde la edición de Argentina 1978.

El Tri de Gerardo ‘Tata’ Martino volvió a demostrar ante Polonia y Argentina que no tiene esencia goleadora. Un escenario aniquila prácticamente toda posibilidad de poder avanzar a la ronda siguiente.

A México le falta jugar el tercer partido, donde enfrentará a Arabia Saudita, el mismo equipo que sorprendió a propios y extraños al derrotar 2-1 a Argentina y que buscará clasificarse a costa de un equipo mexicano con nula alma ofensiva.

Hay un dato que es revelador y al mismo tiempo demoledor y que refleja que el equipo de Martino no tiene argumentos para competir en esta edición de la Copa del Mundo: En 180 minutos, el Tri solo consiguió un disparo al arco rival por conducto de Alexis Vega.

Esa cifra aniquila prácticamente cualquier aspiración de México para poder marcar los 4 goles que necesita marcar en su siguiente cotejo.

Luego de esta derrota, el Tri aparece en último lugar de su grupo. Para lograr el boleto a octavos de final necesita golear a Arabia Saudita y que Argentina haga lo propio con Polonia un escenario que tiene sabor a milagro.