Solo se trató de un susto. Después del gol de Alphonso Davies que puso adelante a Canadá y que solo quedará como una buena anécdota, Croacia ajustó sus líneas y casi de inmediato le dio la vuelta, para ganar de manera contundente 4-1.

Y es que después del gol, los de la hoja de maple se derrumbaron. Croacia comenzó a marcar la pauta y se apoderó de la media cancha. El objetivo era solucionar las cosas y se logró.

Luca Modric, aunque no se hizo presente, de manera discreta se convirtió en el hombre que repartió los balones y que poco a poco acabó con las aspiraciones de los canadienses.

Kramaric en dos ocasiones, más Livaja y Majer le dieron forma a la victoria que erigió a los croatas como líderes en solitario del Grupo F.

Canadá por su parte, se va goleada y eliminada de su segunda Copa del Mundo y aunque mostró destellos, la experiencia pesó a la hora de jugarle de tú a tú a Croacia.