Costa Rica ha vivido la peor pesadilla desde que forma parte de las Copas del Mundo a manos de España, una selección que la dominó de principio a fin y que le propinó al representativo de la CONCACAF la peor derrota de su historia en una Copa del Mundo.

El representativo ‘tico’ que llegó a Catar 2022 gracias al repechaje, no metió ni las manos. Por el contrario, se convirtió en la selección con peor desempeño de la primera ronda de la fase de grupos del Mundial.

No solo fue el costal que goles que le dejó La Furia Roja en la espalda (7-0). También fue el nulo dinamismo del equipo centroamericano que en 90 minutos no registró un solo disparo de gol al arco defendido por Unai Simón.

España no le prestó la pelota y en el césped solo se veía a un cúmulo de jugadores vestidos de blanco correteando el balón que manejó con delicadeza, cadencia y perfección el equipo comandado por Luis Enrique, que más allá de jugar un partido del Mundial, parecía estar presente en un partido amistoso  sin compromiso alguno. El 88 por ciento de posesión de pelota refleja la inferioridad de Costa Rica.

La ineficiencia de Costa Rica en el campo hizo ver mal, incluso a Keylor Navas, el guardameta que en otras ediciones había liderado a esta selección a lo más alto de su historia y que hoy, se convirtió en un espectador más del juego perfecto español.

La de Costa Rica quedará enmarcado como uno de los episodios más oscuros de su historia, pues llegar a un Mundial, llevarte una goleada y no registrar oportunidades de gol, tiros de esquina, y disparos al arco contrario, refleja la peor versión de un equipo tico en los Mundiales.

Luego de España, Costa Rica jugará ante Japón que dio la sorpresa al derrotar a Alemania, mientras que el equipo ibérico intentará dar el puntillazo en su segundo compromiso a un sorprendido equipo teutón que necesita de una victoria para no repetir la historia oscura de la eliminación de hace cuatro años.