La Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) anunció este viernes que deja sin efecto la exigencia de las pruebas obligatorias de COVID-19 en los partidos de las copas Libertadores, Sudamericana y Recopa, aunque sí se requerirá el esquema de vacunación completo.

La decisión fue anunciada en un comunicado difundido en Asunción por el ente rector del futbol sudamericano, después de que los expertos médicos de su comisión covid-19 "concluyeron que ya existen condiciones para adoptar esta medida".

Sin embargo, el levantamiento de la obligatoriedad de las pruebas supone "la aplicación del esquema de vacunación completa contra COVID", según las exigencias sanitarias de cada país.

La Conmebol dejó en manos del equipo médico de cada club la responsabilidad de hacer seguimiento de la vacunación y del estado de todos los integrantes de su delegación.

Hasta ahora, los integrantes de una delegación de hasta 55 personas debían someterse a un test en el país de origen de cara a los compromisos de Libertadores, Sudamericana y Recopa.

Las delegaciones visitantes y locales también debían realizarse la prueba 72 horas antes del partido.

La exigencia abarcaba a los árbitros, oficiales del partido y antidopaje, médicos, personal de operación, entre otros.

De presentarse un caso positivo, la Conmebol recomendó en su nueva disposición que se informe "inmediatamente" a su Comisión Médica.